Información General

Permitiendo una mina de fosfato en la Florida es un proceso largo y complejo y muchas veces puede ser difícil de entender. Es común pensar que los permisos se obtienen por simplemente enviar un formulario a las agencias reguladoras, pero ésta es una idea equivocada. El proceso es mucho más complejo. Se reúnen datos sobre el terreno por años antes de que una solicitud se presenta. Después de que se presenta la solicitud, tarda un promedio de cinco a siete años para guiar por todo el proceso de la aprobación de permisos.

La minería de fosfato está regulada a los niveles del condado, estado y gobierno federal y requiere la revisión y los permisos de agencias en cada nivel del gobierno. Cada nivel de gobierno tiene prioridades y normas diferentes. Es la responsabilidad de Mosaic para desarrollar un proyecto que reconcilia y representa estas diferentes prioridades y necesidades.

Además de las agencias primarias que dan permisos, otras agencias son consultadas en este proceso, dependiendo de las características del terreno en cuestión. Por ejemplo, si hay una posibilidad que especies protegidas estén presentes, las agencias Florida Fish and Wildlife Conservation Commission and U.S. Fish and Wildlife Service requerirán otro permiso o una consulta directa en el proceso estatal o federal de permisos.

Aunque el proceso de permisos al nivel estatal se lleva a cabo por el departamento de protección ambiental de la Florida (FDEP), el proceso recibe los consejos de muchas otras agencias reguladoras. La división de recursos históricos de la Florida (una división del departamento de estado de la Florida) revisa las solicitudes de permiso para determinar si el terreno en cuestión tiene cualquier significado histórico o arqueológico.

En cada nivel, los procesos de concesión de permisos se notan públicamente para permitir los comentarios de miembros del público. En un esfuerzo para hacer que el público pueda entender más acerca de los proyectos de minería de Mosaic, tenemos reuniones comunitarias durante todo el proceso de permisos y trabajamos con residentes y organizaciones locales para alcanzar un mejor entendimiento por medio de la educación publica y programas de alcance a la comunidad.

Después de todo este gran proceso, todos los permisos están sujetos a combates legales. En los últimos años, las actividades mineras en los Estados Unidos han visto un aumento dramático en conflictos legales.